28 de febrero de 2012

Once in a lifetime (razones para amar a Dream Theater)

Advertencia: este es un post groupie. Si usted tiene problemas con ese tipo de publicaciones, le sugiero que deje de leer en este momento. Si no tiene problema y quiere perder algo de tiempo de su vida leyendo esta publicación intrascendente, pues continúe (tiempo que podría ocupar en hacer el amor/masturbarse, hacer croché, lavarse los dientes o ver un video edificante en YouTube, como este).



Gracias Portnoy, Petrucci, Myung, Rudess, LaBrie, Moore, Sherinian, Magnini, Dominici, por existir.

«How can I feel abandoned even when the world surrounds me?»
Misunderstood del álbum Six degrees of inner turbulence.

No voy a decir las cosas que siempre se dicen de Dream Theater: que es un grupo repleto de músicos virtuosos, que cada uno es un maestro de su instrumento, que es de las bandas más populares de rock-progresivo, que son de Nueva York, que... No. Diré, quizá no tan explícitamente, por qué Dream Theater ha marcado mi vida.

Solía escuchar la Radio Astral hace mucho. Una noche, solo en mi cama, transmitieron una canción que noté extraña, porque casi no era programada en la radio. Al final de la canción, el locutor dijo que se llamaba Hollow years. Esa canción fue la primera.

I
Los amo, porque al día siguiente estaba buscando todo lo que pudiera encontrar de ellos. Creo que conecté desde ese momento porque alcancé a quedarme con unas frases… He never said a word/ He couldn’t take another day… Once the cloud that’s raining over your head disappears/ the noise that you’ll hear/ is the crashing down of hollow years.

II
Los amo porque bajé todos sus discos y el mundo cobró sentido en ese momento: por primera vez encontraba algo que no me aburría (como las bandas de metal y nu-metal que escuchaba en ese tiempo) (ahora ya me aburren un poco ellos también). La música me pareció impredecible, variante, en movimiento, no-estable, cualidades que en ese momento apreciaba mucho por sufrirlas en carne propia. Una vez compré uno de sus discos, que aún conservo, el primer álbum: When day and dream unite, de 1989. De ahí proviene la mejor canción instrumental que existe, una de las mejores cosas que he escuchado en la vida: Ytse Jam, que no es más que majesty escrito al revés. Majesty era el nombre de la banda gérmen de Dream Theater.



III
Los amo por el título del segundo disco: Images & words. Toda mi pasión está en estas dos cosas: las imágenes y las palabras. De ese disco no podría vivir sin Metropolis Pt. 1 - The Miracle and The Sleeper y Wait for sleep/Learning to live. De verdad que me enseñaron a vivir.

IV
Los amo por los artes de sus discos. No por nada al progresivo algunos le llaman art-rock. Algo de eso tienen. (En algún momento de la vida escribí poemas a partir de las portadas. Teatro de los sueños, creo que se llama. Muy original.) Amo su tipografía y logo, además.

V
Los amo porque me pareció que ellos se divertían. Yo me divertía escuchándolos. Llegó el tiempo en que escuché A change of seasons y rebosé de admiración. Esa canción es impresionante. No conseguía entender cómo una banda de rock podía tener tanta capacidad creativa para componer una canción de 23:09 minutos. (Después de eso, llegué a las influencias y conocí Pink Floyd, King Crimson, Rush, Yes y demás, no me critiquen.) Esa canción es la primera que me reveló la composición a manera de óperas/suites, de una canción hecha de varios movimientos, ese préstamo que hacen de la música académica. Carpe diem es una sección de la canción. Carpe diem es una política de vida aún. Citan el poema To the Virgins, to Make Much of Time de Robert Herrick y hay extractos de audio de La sociedad de poetas muertos. Algo nuevo para mí. En vivo, a mitad de la canción, a veces, tocan un pedazo del tema de Los Simpsons: eso es divertirse.

VI
Los amo porque de ese tiempo, mediados de los noventas, data una banda paralela con los mismos integrantes pero en distintos instrumentos: Nightmare Cinema (lo opuesto a Dream Theater). Saber que algo puede ser otra cosa es saber jugar y divertirse.

VII
Los amo por ser swingers de la música. Cada uno de ellos está envuelto en varios proyectos aparte de Dream Theater. Liquid Tension Experiment, Liquid Trio Experiment, O.S.I., Transatlantic, etcétera, etcétera, etcétera, aparte de sus carreras como solistas.

VIII
Los amo porque han llevado a últimas consecuencias la tradición de hacer concept albums, como The Wall de Pink Floyd. Se habla de un meta-álbum a partir del primer álbum concepto que grabaron: Metropolis Pt. 2 - Scenes from a memory. El siguiente álbum, Six degrees of inner turbulence, comienza como termina el anterior. El siguiente, Train of thought, comienza con la misma nota con la que termina Six degrees of inner turbulence. Así, cuatro o cinco discos. Cabe destacar que Metropolis Pt. 2 - Scenes from a memory es hermosísimo, el álbum preferido por muchos y por mí. Es, en realidad, una obra de teatro que comienza con una regresión. Son doce tracks divididos en escenas. Las escenas contenidas en dos actos. Un disco con personajes: el hipnoterapista (cuesta mucho no pensar en Freud), Nicholas y Victoria. Asistimos a la puesta en escena de una historia de amor, celos y crimen. Cabe destacar que el álbum, que dura 78 minutos, durante la gira lo tocaban completito, sin parar entre canciones. 



IX
Los amo por poder hacer canciones hermosas, baladas, tranquilas y hasta acústicas como The silent man, Anna Lee o Through her eyes y poder hacer canciones bastante fuertes, rápidas, para headbanguiar, hermosas también, como Beyond this life, The glass prison o As I am.

X
Los amo por versionar discos completos de otras bandas a las cuales rinden tributo: Master of Puppets, The number of the beast, Dark side of the moon, entre otros. (Escuche el Big Medley: una probadita clásica.)

XI
Los amo porque aún me gustan (aunque sus últimos discos Black Clouds & Silver Linings y A Dramatic Turn of Events han perdido la magia de los primeros). Y ya. Es mejor escucharlos.

Posdata: Eduardo Salles ha asegurado que todo el que sea fan de Dream Theater ha sido, es y será un forever alone. Solamente.

1 comentario:

Luishriquelmem dijo...

Gua leo y leo y esta escrito con tanto entusiamo que me dan ganas de ser fans de los Dreams, leo mientras escucho Once in a Lifetime mi primer disco comorado de este gran grupo...gracias por cotagiarme tu entusiamo, saludos desde Los Angeles, Chile