11 de enero de 2012

La realidad


Todas mis inconsistencias (o no correspondencias) con la realidad provienen de ver a Gonta, el de «¿Puedo hacerlo yo?», comer bolas de arroz. Para comenzar, eran bolas de arroz de papel/cartón. Luego, él, que era una especie extraña de animal, ganaba las bolas de arroz por hacer algo de lo que Noppo, su estilizado amigo, desarrollaba. Para terminar, Gonta tenía boca, pero comía las bolas de arroz no a través de ella. El ser que vivía en Gonta, que lo hacía moverse, metía las bolas de arroz por debajo de la cabeza (máscara), mientras la boca se movía, haciendo sus característicos sonidos que sólo Noppo entendía. Demasiado. Los «chinos-japoneses» son unos pervertidores de menores.

No hay comentarios: