10 de diciembre de 2011

Zoo

«”No somos nada”, piensa Lucas por él y por el pulpo.»
Julio Cortázar

Frente a la vitrina de las masacuatas,
quienes mantienen una hermosa orgía contemplativa:
ese mood, ese tempo, esa odisea
de restregarse contra las demás y cambiar de piel;
eso que no es nada nuevo, nada peculiar
y, sin embargo, tan crucial.

Frente a la isla de los monos:
qué chistoso cómo caminan, cómo juegan,
se han de meter a esas cuevas a coger de lo lindo
o seguramente lo hacen a vista de todos:
cómo parecen ser los únicos alegres en ese desierto de jaulas.

Frente al Rey de la Selva y su Señora Reina:
That’s all folks?

Frente a la jaula de leopardos:
frente a mi, tan necesario, tan hermoso,
quiero cruzar la pierna como vos,
quiero lamerme como vos, como los gatos
grandes o chicos, que siempre son grandes.

Te veo, te fotografío, te observo por más tiempo.
Comienzo a sentir que el preso soy yo.
Qué bueno que en ese momento te levantás, das la vuelta
y te vas, igual, como si nada ha pasado.



(Postdata: ♫ …soy como los gatos y caigo de pie... ♫♪)

No hay comentarios: