23 de diciembre de 2011

Infinite play o Endless play

Doler y quedar, morir un rato, no saber. Tweetear que necesitás «ilusión, sueño, mentira, ficción», porque la estructura del mundo, la cual es tan sólida y estable, se te cae; porque alguien dentro tuyo, que no sos vos, se quiebra en las filas de los supermercados, en los bancos, mientras esperás cambiar un cheque que te hará feliz, mientras ves un padre con su hijo y pensás que querés tener un hijo y amarlo, besarle la espalda cuando la cajera te entregue el dinero porque la pasarás lindo (saber que en el fondo lo que hubieras querido y querés sin esperanza es que tu padre lo hubiera hecho). «Una canción, de eso se trata nuestra vida, nada más que eso». De eso sí, porque esa canción te salva y te hunde completamente en vos mismo. Vos sos la canción. (Le das infinite play, que pase una y otra vez hasta llegar al trance. Pensar que podría ser infinite play o endless play, pero que eso sólo depende de cuánto drama querés. Descubir que escribís tantos y y y y y por lo mismo.) Y te comenzás a ver desde afuera, a escuchar desde afuera, tendido, desnudo, como si fueras un satélite dando vueltas alrededor del mundo que sos. Como si fueras un espejo esférico. Como si fueras todo el mundo, todas y cada una de las historias, y como si al caer vos se cayeran todos contigo. «Y hay otra canción, sin dirección, una señal en la oscuridad, significados de algún lugar». Otra canción. Esa otra canción que tiene miedo, que está igual de perdida que vos, que actúa a la defensiva porque es la única forma conoce, que todo le hiere, porque, al igual que vos, no sabe «qué pasa, qué es lo que realmente pasa» o lo sabe todo perfectamente.

13 de diciembre de 2011

«Piensa, ¡es tu ahorro, tu futuro!»

Kōans del maestro @lacholy4

10 de diciembre de 2011

Zoo

«”No somos nada”, piensa Lucas por él y por el pulpo.»
Julio Cortázar

Frente a la vitrina de las masacuatas,
quienes mantienen una hermosa orgía contemplativa:
ese mood, ese tempo, esa odisea
de restregarse contra las demás y cambiar de piel;
eso que no es nada nuevo, nada peculiar
y, sin embargo, tan crucial.

Frente a la isla de los monos:
qué chistoso cómo caminan, cómo juegan,
se han de meter a esas cuevas a coger de lo lindo
o seguramente lo hacen a vista de todos:
cómo parecen ser los únicos alegres en ese desierto de jaulas.

Frente al Rey de la Selva y su Señora Reina:
That’s all folks?

Frente a la jaula de leopardos:
frente a mi, tan necesario, tan hermoso,
quiero cruzar la pierna como vos,
quiero lamerme como vos, como los gatos
grandes o chicos, que siempre son grandes.

Te veo, te fotografío, te observo por más tiempo.
Comienzo a sentir que el preso soy yo.
Qué bueno que en ese momento te levantás, das la vuelta
y te vas, igual, como si nada ha pasado.



(Postdata: ♫ …soy como los gatos y caigo de pie... ♫♪)

4 de diciembre de 2011

Sabato, Dalí, Gaga, Cervantes y Don Quijote

Amé Uno y el Universo de Ernesto Sabato. Recordé esto

«Se discute si Dalí es auténtico o farsante. Pero ¿tiene algún sentido decir que alguien se ha pasado la vida haciendo una farsa? ¿Por qué no suponer, al revés, que esa continua farsa es su autenticidad? Cualquier expresión es, en definitiva, un género de sinceridad.»

después de ver el video de Marry the night de Lady Gaga, cuando dice al inicio

«When I look back on my life it’s not that I don’t want to see things exactly as they happened. It’s just that I prefer to remember them in an artistic way, and truthfully the lie of it all is much more honest because I invented it. (…) It’s not that I’ve been dishonest, it’s just that I loathe reality.»

y otro de los textos del libro de Sabato que me creó un nudito en la garganta y que sirve como síntesis de todo

«…la humanidad cambia constantemente y, con ella, las creaciones del pasado y los personajes históricos: el presente engendra el pasado; el Cervantes que escribió el Quijote no es el mismo que el Cervantes de hoy; aquél era aventurero, lleno de vida y despreocupado humor; el de hoy es académico, envejecido, escolar, antológico. Lo mismo pasa con Don Quijote, oscilando entre la ridiculez y la sublimidad, según la época, la edad de los lectores y su talento. No hay tal abismo entre la realidad y la ficción. Hoy es tan real —o tan ficticio— Cervantes como Don Quijote. Al fin de cuentas, nosotros no hemos conocido a ninguno de los dos y no nos consta su existencia o inexistencia efectiva, de carne y hueso; de ambos tenemos una noticia literaria, llena de creencias y suposiciones. En rigor, Don Quijote es menos ficticio, porque su historia está relatada en un libro, en forma coherente, lo que no sucede con la historia de Cervantes.»

1 de diciembre de 2011

«It is time to explain myself»

la música sube de volumen
descompongo el sonido
intuyo el orden subyacente a las cosas
las formas

se conjugan en un mundo de millones de partículas minúsculas
la rabia del pasado
y el amor presente

algo me dice que no escucho con los oídos
no veo con los ojos
no palpo con las manos
como también sé que al besarte no te beso con la boca
y no te beso a ti

cuando te lamo
lamo esa parte que se activa al fondo del oscuro espacio de la nada
ese pequeño algo que comienza a ser
al momento que es lamido por mi lengua
mientras te lamo a ti

de igual manera no soy yo el que manipula este cuerpo
que te lame y te besa y te toca
son millones de manos de millones de titiriteros
que mueven sus finísimos hilos desde adentro

y sin embargo tengo un nombre
y tú tienes uno también
te escribo esto
te lo dedico
y en realidad se lo dedico a todo lo que he amado en la vida
aunque haya sido por un solo segundo

porque todo es un solo tema
las innumerables piezas que se aglomeran o se expanden
que se dividen o se condensan en cualquier lugar

llegar hasta aquí
mover el territorio
alternar las piezas
es cambiar el destino

y sé que al decir lo que sea que dijera o dijeras
solo nos maravillábamos de compartir
una sola palabra

26 de noviembre de 2011

25 de noviembre de 2011

23 de noviembre de 2011

Desde que te amo, amo a mi profesor de Organismos regionales e internacionales

Amo el Derecho internacional. Amo los Derechos Humanos y el DIH. Ámolo, Licenciado Contreras, por ser tan conocedor de su área (la cual nunca pensé que me gustaría), por sus albures, su comportamiento políticamente incorrecto y hasta por ser feo y panzón y usar corbatas rayadas diagonales con camisas cuadriculadas. Ámolo porque ha logrado hacer algunas conexiones entre mis neuronas, más que la marihuana (¿o es que me ha desconectado algunas?, ¿más que la marihuana?). Amo haber cursado (y estar cursando todavía, pero ya casi de salida) esta materia después de Relaciones Públicas III, pues es como una prolongación a nivel internacional de las comunicaciones y la diplomacia y el lobbying y bla, bla, bla. Saber que el mundo es chiquito y que puede asirse. Ver a los Estados (no, no es Estados Unidos, dear) como vecinos de una colonia. Saber de las reglas del juego y saber que no son coercibles y haber conocido el término exquisito, predecible y, a pesar de ello, sorprendente, de “moral internacional”. Es importante la moral (débil aprobación). Es importante estar pendientes de la casa del vecino, porque si se quema, la de nosotros corre peligro. Tomar (mayor) consciencia de la miseria humana y el irrespeto perenne de los derechos humanos en la comarca, como dice Carlos Cañas Dinarte. Ámolo, Licenciado Contreras, por haber condensado en un ejemplo todo lo que había intuido en algún momento: el hecho de las muchas pasarelas que hay en El Salvador es un claro indicador que los derechos del peatón (y quizá del ser humano) son violados por la Ley del Más Fuerte: ¿y qué decir de los discapacitados y de cualquiera que no puede subir a ellas?. Ámolo porque siempre había querido escribir de esto y citar esas películas y documentales donde las multitudes de Tokio cruzan las calles por los pasos cebrados en cámara rápida (vaya usted a saber si es cierto que existe Tokio y esas gentes; todo puede ser mentira). Ámolo como amo los pasos cebrados (cuestión de animal print urbano) y las cámaras rápidas. Ámolo como amo tanto imaginarme, mientras cruzo sin prisa y sin gloria una calle de San Salvador, como un quinto Beatle cruzando eternamente el Abbey Road.

20 de noviembre de 2011

27 a mis 28, Walt

27 by efraincaravantes

19 de noviembre de 2011

15 de noviembre de 2011

11 de noviembre de 2011

Ici et maintenant

«No one else could hear his soul's music. He was alone. More alone than anyone because he understood why he was alone.»
Mad shadows de Marie Claire Blais

Versión Euforia, por favor. Los barcos viajan de país en país, la luna no siempre es la misma. Buscarte. Querer compartir un café, la vida, como siempre lo hicimos, por años. (¿Te acordás del café, la plática, los cinco dólares?) Querer que todo sea como antes, cuando éramos jóvenes y felices o cuando creíamos serlo. Y vos te vas a ir, sola en tu habitación. Saber que no se puede, que ya te has ido, que eres feliz. Arrepentirme del momento en que, sin saberlo (ya no vale decirlo), hice todo a un lado. Tu mamá se fue Marruecos sin alhajas. Extrañarte. Saber que yo orillé todo. (Esta vez sí, soy el responsable.) Sentirme bien, sin embargo, por saber que la estás pasando bien. Es algo así como cansarse de todo y todo sigue dando vueltas. Lo nuevo siempre es mejor (bueno, no siempre) y vos lo necesitás. Merecés eso y mucho más, merecés todo lo que no has tenido en la vida. Estoy abriéndome. Todo estaba siendo tan difícil para mi, para vos. Estoy cansándome. Y esperar volverte a ver (esperar, esperar) para abrazarte y que abracés y me digás que todo, desde el inicio hasta el final de los días, estuvo, ha estado, está y estará bien, como siempre pasa contigo. Mi nación no tiene cruces ni banderas. Sentirte. Sentir todo tu dolor. Intuir todo lo que has pasado. No, creo que nunca es tarde, una válvula de escape se transforma en un acorde. Sentir esas canciones que vives, que son tu misma canción intranquila. Sentir las palabras que se te quedan dentro, esas que no son luz. Sentir tu no saber. No, es que ya no quiero más nadar en piletas. Querer ayudarte a salir de donde estás, a levantarte, cuando yo mismo estoy tirado en la gran pileta del mundo, necesitado de la misma mano que te ofrezco. Están partiendo el mundo por la mitad, están quemándose las velas. Recordarte. Estoy usándote, estoy riéndome. Riendo. Y mi canción es un antídoto liviano. Y con todas las lágrimas que nos quedan. No es que no te crea es que las cosas han cambiado un poco. Lo vi: soy un ojo enorme. Es mi corazón quien decide entre el mar y la arena. Mi extraño, retorcido, colorido corazón, siempre lo sabe. Necesito verte antes que sea demasiado tarde. (Mentiría si te digo que no te extraño.) Casi son las tres, tres agujas tengo en la cabeza. Amarte. Necesitarte más y más. Una cuerda es una bala, el amor un ejercicio, una iglesia es como un circo. Extrañar tus besos, tus abrazos, tu frescura, tu olor en las diez mil cosas que no conozco o que conozco pero no a través tuyo. Quiero vivir aquí, mas quiero cambiar, cambiar para sentirme vivo. Intuir toda la multitud que contienes: una multitud que no me es familiar (una condición tan necesaria). Repasar tus rasgos, memorizarlos. Verte mientras hablas como en trance. Necesitar tu boca, tus palabras y los silencios que existen entre ellas (¿me has hablado del silencio?). Y te daré una flor. Saber que podría amarte para siempre, como siempre amo, como te amé desde la primera vez. Y te daré un, oh, mi amor: comprender todo desde un inicio, aceptar que he perdido, que he ganado y que estoy, ici et maintenant, entre lo que fue y lo imposible, tranquilo pero herido.

9 de noviembre de 2011

Tema de actualidad: XXX


En días en que Benedicto XVI exige ponerle fin a la pornografía y la prostitución en internet (todas las restricciones de los sistemas oficiales siempre sirven de aliciente para que lo prohibido florezca), a mi me llega esta enigmática correspondencia al mail (o, por lo menos, curiosa, por su estructura gramatical y desde la teoría de la comunicación): HOY (ayer, a las 11:46 p.m.) resulta que las Gerencias de Marketing (generalización sumamente subjetiva) se dedican a reproducir XXX BANNERS (¿o será que me querían vender un XXXL BANNER?, ¿una valla publicitaria?, ¿acaso un impreso de la película de Vin Diesel?) que ATAN (claro, todas las pasiones atan, y más las bajas, bajísimas) a tan solo $14.60 (un precio bastante accesible). Sócrates diría que hoy, en serio, ya no se sabe nada, nadita. Y yo menos que quiero saber de qué se trata y despejar mi duda con un sólo clic. He mandado el mail directo a la papelera.

23 de octubre de 2011

Experiencias cotidianas

De cómo un enchufe-cable de radiograbadora es hermoso
sobre la superficie de la refrigeradora de mi casa.

De cómo un monitor de computadora coronado por un tallo de cocos
puede hacerte ver la inmensa soledad que hay en el mundo.

De cómo uno recuerda una partitura de Rachmaninoff.

 De cómo uno no sabe que las lámparas pueden ser pornográficas.

De cómo uno no sabe que las planchas se convertirán tiempo después de usarlas
en una experiencia estética bajo cierta iluminación.

9 de octubre de 2011

Sesión de domingo

El domingo es un día radiante. Salga, camine, vea todo el mundo que existe. Haga las mil y una cosas que pueden hacerse en un día como este, de descanso. Note que todo está puesto ahí para usted. Siéntase un «pequeño Dios» que crea en el mismo momento en que ve. Sea la ciudad, los comerciantes, las situaciones y las nubes. Sea la lluvia que de pronto se presenta en su radiante domingo. Vuelva a casa. No sienta que la lluvia es un impedimento para seguir con todos los asuntos pendientes. Haga limpieza de cuarto, de casa, de lo que sea que esté polvoso o sucio. Sienta hambre, cocine, coma. Cualquier cosa es buena si se tiene hambre. Vaya sintiendo cómo la lluvia calma todo bajo su rumor persistente. Poco a poco vaya sintiendo cómo se calma la lluvia también, esa que es usted, recuerde. Vaya calmándose y vaya sintiendo cómo se calma el sol al final de la tarde. Sienta cómo el sol se va y comience a echarle de menos. Comience a sentir su ausencia. Reúna en ese momento todas las ausencias posibles, las de los seres más queridos, familiares y no familiares. Siga haciendo sus tareas pendientes y sienta cómo, de repente, su pie se está moviendo, como sugiriendo un ritmo. Cambie un poco el playlist de lo radiante de la mañana a algo más acorde a la ocasión. Escoja todas esas canciones que tengan piano, un Rodhes, violines o trompetas con sordina. Mejor si van a tiempo de vals. Empiece a sentir que todo se pone cada vez más frío y que solo sobrevive su playlist. Recuerde las ausencias, las de ayer, las de hoy, las que vendrán. Bien, está solo. La casa, a pesar de usted, está sola. Termine de hacer las cosas más necesarias y siga el ritmo de las canciones. Vaya apagando las luces, poco a poco, si es que las encendió en algún momento. Sienta la casa sola. Deje solo una luz encendida, la más lejana y que no vea directamente. Sienta cómo esa luz baña los muebles y las cosas que ya no están llenas de polvo. Siga haciendo recuento de las ausencias. La amiga, el amigo, la familia. Recuerde todo lo que le ha llevado a estar solo. Recuerde su larga lista de contactos en cada una de las redes sociales existentes. Busque números de teléfono. Pregunte. Sienta el frio y el tango y el bolero. Espere respuestas. Siga viendo la luz que entra por la ventana. Oblíguese a terminar las cosas pendientes y acuéstese en su cama, en su cuarto, en su casa, en su soledad bañada de luz lejana. Comience a sentir la necesidad de un abrazo y las lágrimas con las últimas notas de piano de esa canción que tanto le afecta en este momento. Sienta, de nuevo, hambre. Abrácese o abrace  a las almohadas que son grandes y que son una torpe versión de una presencia.  Llore. Antes, durante y después de cada una de las canciones del playlist auto infligido. Llore más y más hasta que ya no pueda. Recargue las almohadas de más llanto, este día radiante, de descanso.

29 de septiembre de 2011

Citas

«Hay por lo menos dos formas de mostrar una erudición irritante: una, acumulando citas, y otra, no haciendo ninguna. La segunda es abundante en los genios. Uno de los aspectos más hirientes de los hombres geniales es su desprecio por las frases conocidas, probablemente causado por una mera cuestión de competencia, ya que ellos mismos son constructores de frases conocidas en el futuro. De este modo, los genios se caracterizan por citarse insistentemente a sí mismos; con el pretexto de rehuir el brillo de la erudición manifiesta, practican una de sus formas más odiosas: la erudición de sí mismo, una como erudición con signo menos, concluyendo por caer en una pedantería al revés.»
Ernesto Sabato, en Uno y el Universo

12 de agosto de 2011

Filosofía (V)





Filosofía (IV)





11 de agosto de 2011

Filosofía (III)





Filosofía (II)





10 de agosto de 2011

Filosofía (I)





31 de julio de 2011

Rodrigo como Willem de Kooning

Ésta es la última pintura que he visto de mi sobrino, Rodrigo, de casi cinco años. Está claro que el expresionismo abstracto ha calado en él, sobre todo Willem de Kooning, quien no se limitaba a la gestualidad y siempre incluía elementos figurativos en sus pinturas. Lo amo por eso.

13 de julio de 2011

Judas Gaga o Lady Priest

Una de las bandas de heavy metal más importantes de la historia y una Heavy metal lover. Cuero negro por todos lados. Unos nightcrawlers y una chica que quiere casarse con la noche. One shot at glory and «I´m on the edge of glory». Bad kids, pues: Judas. Rob Halford y Stefani Joanne Angelina Germanotta bien podrían encontrarse en un gay pride. Painkiller es de 1990. Born this way de este año.

12 de julio de 2011

Guns, God & Government Hooker

Armas que forman crucifijos o viceversa (¿arte contemporáneo?), corsés, make-up, androginia, controversias, sexo, parece ser una buena fórmula, al menos para Marilyn Manson y Lady Gaga. Con Government Hooker, Lady Gaga quizá toca uno de los últimos temas que le faltaba para estar más cerca de Marilyn Manson.
Ya estaban todas las cosas que mencioné, sólo le faltaba una pizca de política. Comenzó con aquel discurso en contra de la política Don´t ask, don´t tell, hace unos meses. Con la salida de Born this way vuelve reciente el escándalo del Mr. President Kennedy con Marilyn Monroe, de quien Manson toma su nombre artístico.
No se puede decir que sean los grandes activistas, mucho menos los grandes críticos y teóricos de los movimientos sociales. Por supuesto que no lo son. Es solo que todo es bueno para el show, hasta la política (¿o es que la política y/o sus actores son parte del show también?).
Lo que no se puede negar es que saben lo que hacen. Recuerdo varias entrevistas en las que he percibido a Manson no como el Anti Cristo que todos parecen ver, sino como alguien de una extrema claridad de pensamiento y acción. De igual manera pasa con Gaga. Y eso es admirable.
Más allá de cualquier cosa está su obra, su acción, sus canciones, su imagen, su diseño, sus relaciones con otras artes (vean las acuarelas de Manson, son sumamente estimulantes) y además y sobre todo su buenísima mercadotecnia y equipo asesor, que es más visible para el caso de Gaga, pero que sin duda alguna Manson también tiene.

9 de julio de 2011

EDUARDO Y NOHEMÍ x Siempre

8 de julio de 2011

COMIDA a la VISTA

7 de julio de 2011

CLIENTE MOROSO

6 de julio de 2011

ALTA COSTURA