20 de diciembre de 2010

Omega

Hace unos días murió mi tía-abuela Trinidad, mamá Trine. La última de la old-school. Ella vivía en San Andrés, poco después de las ruinas, en ese mítico Valle de Zapotitán. Era casi tan vieja como las ruinas, pero mucho más llena de vida. Ero mucho más amable que yo. Era casi el último de los vínculos con un pasado difuso: el de mi familia.
(Una especie de Familia Buendía se esconde en todos los árboles genealógicos de las familias que han venido del campo. De Macondo para el mundo, pues. Una serie de historias trenzadas que hasta el momento no se sabe de dónde vienen ni hacia dónde van.)
Fuimos a su vela. A mí, siendo un observador nato, me interesan este tipo de eventos. He aquí algunas escenas e impresiones.


Siempre está la realidad para darle verga a todos los dramaturgos modernos

- ¿Encendemos el árbol?
(
S
I
L
E
N
C
I
O

P
R
O
L
O
N
G
A
D
O
.
)
- Yo digo que no.
- Sí, va, mejor no.


La culpa

Llega una familiar de la Tía Trine. Ronda los 75 años y le cuesta caminar con el bordón entre tantas y tantas flores. Cuánto más se va acercando al ataúd, va repitiendo: «Trine, perdóname por quererte ver».


Mi turno frente al ataúd

Siempre he dudado ver a los muertos en su ataúd. Una especie de miedo me embarga. Pero siempre termino por hacerlo, pensando que es del todo infundido dicho temor. (Haciendo un recuento, he visto pocos muertos: una periquita que tuve cuando chico, unos familiares que murieron en Las Colinas, familiares de amigos y ahora la mamá Trine.)
Lo hice: me acerqué al ataúd y lo abrí. Mamá Trine estaba con los ojos cerrados, con la boca abierta. Tan blanquita y delgada como era en sus últimos días. Pasé un rato mirándola, examinando sus detalles: sus arrugas, sus dientes, su pelo canoso. Hubo un momento en que sentí que sus labios y nariz se movían, que su cuerpo muerto respiraba, que estaba viva a pesar de estar muy muerta, lo que me hizo pensar de nuevo lo que llevo años pensando: la muerte no es un suceso significativo. Remember that death is not the end/ but only a transition. Me da una sensación de que es un suceso sobrevalorado. Aunque puede que esto se deba a que en mi caso nunca la he vivido tan de cerca. Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!


«Solo está dormidita»

La religión lo explica todo.
A mí, en general, me gusta que las cosas no tengan respuesta, que sean indefinidas, que guarden cierto misterio indescifrable. Puede ser negación o evasión o las dos cosas, pero a mí me parece más interesante así. Sin embargo, muy seguido pienso en cómo reaccionaré ante la muerte de alguien muy amado, muy cercano, de esos que nunca se me han muerto. Y me dan ganas de llorar de solo pensarlo. Y pienso (quizá autosugestionándome y preparándome para cuando suceda) que las personas, cuando mueren, solo se dispersan, se desconcentran.


150 / 140 / 90 y Vallejo

Pasando a otra cosa y siguiendo en lo mismo, el año está por terminar. Veo las estadísticas y este año he posteado menos que los dos anteriores. El fin viene. «Viví, Darío. Fumá, tomá, pichá que la vida es corta. La vida es para gastársela uno en el aquí y ahora, dijo Horacio, dijo Ovidio, digo yo.»

16 de diciembre de 2010

http://letras.webz.cz/trad/mulo.htm

<3 <3 <3

11 de diciembre de 2010

Pussy relativity

M. C. Escher - Relativity

The PussyCat Dolls - Hush hush hush hush