25 de agosto de 2010

Gossip

Mi mamá ha estado saliendo temprano de casa desde hace varios días. Y vuelve siempre tarde.
Hoy me acaba de hablar una vecina viejita y me dice:

(...)
- ¿Y es cierto?
- ¿Qué? -le respondo.
- Que tu mamá se fue para Estados Unidos.
- ¡¿Para Estados Unidos?! ¿Quién le ha dicho eso? (cara mía de WTF)
- No sé quién me dijo ayer. (ah, los chambres, XD)
- No se ha ido.
- ¿Y cuando viene?
- ¿De dónde?
- De Estados Unidos. (aquí si me cagué de la risa)
- ¿Cómo va a venir de Estados Unidos si no se ha ido nunca para allá?
- Ah, es que como no la veo.
(...)

Y así siguió por un gran rato, queriendo sacar la "verdad".
Es que ya no hay pudor.

Si hablan de mi mamá, que es una santa, qué no dirán de mi o de Dios.

9 de agosto de 2010

Poema light

Soy light
pluma
lienzo.

Soy light
zumba
viento.

Soy light
tumba
siento.

Soy light.

3 de agosto de 2010

“Ya lo pasado, pasado”, decía la pared del karaoke

Y a mi sólo se me vino a la mente la imagen del Cristo del Juicio Final de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina.

2 de agosto de 2010

“Alcalde. (Enfadado.)

…¡Mire todo el mundo!…, ¡todos los cristianos!... ¡Miren todos cómo han entontecido al alcalde!... ¡Tonto!... ¡Viejo tonto…, y canalla!... (Se amenaza a sí mismo como con el puño y dice.) ¡Tú!... ¡Nariz gorda!... ¡A un pirulí…, a un trapo…, has tomado por hombre importante!... Y él ahora va por el camino…, con su campanilla!... ¡A todo el mundo contará esta historia! ¡Y no solamente se reirán de ti, sino que no faltará algún mancha-papeles que haga de ti una comedia! Esto es lo ofensivo… ¡No tendrá piedad ni de tu categoría ni de tu rango, y la gente irá a reírse y a aplaudir!... ¿De qué se ríen ustedes? ¡Son capaces de reírse de sí mismos!... ¡Vaya con ellos!... (Está tan enfadado, que golpea con el pie en el suelo.) Yo…, a todos esos escritorcillos…, a todos esos liberales…, ¡malditos!..., ¡semilla del diablo!... A todos les hubiera atado con un nudo. Los hubiera restregado unos con otros hasta hacerlos harina, y los hubiera mandado al diablo… (Golpea con el tacón el suelo y sigue un pequeño silencio.) Todavía no he podido recobrarme… ¡Qué verdad es que, cuando Dios quiere castigar a alguien, lo primero que hace es quitarle el sentido! ¿Qué semejanza tenía este tunante con un inspector?... ¡Ninguna!... ¡Ni una pulgada de semejanza!... Y de pronto, todos… «Inspector», «Inspector»…”
Nikolai Gógol, en El inspector
Ah, la ficción es tan linda.