25 de agosto de 2009

Fragmentos últimos y dispares (I)

“Si alimentara usted su vida sexual con todas las excitaciones y aventuras que el amor inyecta en la sensualidad, se convertiría en el hombre mas potente en el mundo. La fuente del poder sexual es la curiosidad, la pasión. Está usted contemplando como su llama se extingue por asfixia. El sexo no prospera en medio de la monotonía. Sin sentimiento, sin invenciones, sin el estado de ánimo apropiado, no hay sorpresas en la cama. El sexo debe mezclase con lágrimas, risas, palabras, promesas, escenas, celos, envidia, todas las variedades del miedo, viajes al extranjero, caras nuevas, novelas, relatos, sueños, fantasías, música, danza, opio y vino.”

En el prólogo de Delta de Venus
de Anaïs Nin
Delta de Venus es la película más erótica que yo he visto en la vida, hace unos diez años. Barbapapá y Delta de Venus iniciaron mi perdición. El libro no me pareció muy bueno. Sólo algunos de los relatos están terminados, con suficientes circunstancias. Debo conseguir la película, eso es seguro.

1 comentario:

SyL dijo...

Mi querido partner acabo de tener una revelación con ese prólogo...
Bien dicen por ahí: "el sabe se divierte".
La perdición en sí, forja el carácter de nuestra especie...