28 de septiembre de 2008

25 de septiembre de 2008

Poyin pimpa shishe

O lo que es lo mismo, en lenguaje de Rodrigo, que su tío Payin (o sea yo) pinta mujeres desnudas.

23 de septiembre de 2008

Julieta, Enrique, Rodolfo

No quisiera detener esta oleada que me lleva
a dónde, a dónde no lo sé, sólo me muevo con ella.
Y nadie ahí me conocerá y a nadie ahí reconoceré
pero no tengo miedo.

Y todo lo que ya viví lo sigo cargando,
lo llevo muy dentro de mí, nunca lo he olvidado,
lo siento tan cerca de aquí, lo llevo muy dentro de mí.

Fragmentos de Oleada

***

Soy un explorador solitario que perdió la brújula y el mapa

Lucharé contra todos los que digan lo mismo que yo
y no me contradigan.

Siento una simpatía natural y espontánea
hacia las cosas extraordinarias
y he debido estar en este lugar sin darme cuenta.

Si no estás dispuesto a todo
no te acerques demasiado a mí.

Fragmentos de El hombre delgado que no flaqueará jamás

***

Que suenen las campanas, que vuele el cardenal,
brindemos en la cama y revolquémonos en sal
porque el mundo esta vivo, porqué terminará,
porque sólo somos gotas de aire,
hay algo en el mundo, hay algo en el mundo.

Un poco de tristeza não tem fim, un poco de felicidade sim
y mucho de belleza inútil para mi pasión.
Los motores no apagan, las luces están bien
y aunque se que vienen muchas tormentas
yo prefiero el mundo, hay algo en el mundo.

Fragmentos de Hay algo en el mundo

15 de septiembre de 2008

Possibly Maybe

Esto que diré no es nada nuevo: Björk es especial. A veces me parece que fuera esquizofrénica, bipolar o simplemente loca. Como ella misma lo dice, possibly maybe (siempre me ha gustado esta frase por ser tan imprecisa y porque la retrata muy fielmente). Y trato de imaginar su pasado, su infancia: que desde pequeña le pegaban demasiado, que la encerraban en un calabozo, que la amarraban a la pata de la cama, que la echaban de la casa en momentos de grandes nevadas, que vivía aislada en Islandia… cosas casi tan raras como ella. Lo que sí creo es que, más que una gran cantante o intérprete, es una gran artista, pues lleva todos los esfuerzos vocales, musicales, visuales, escenográficos, en búsqueda de la expresividad, de lo que quiere decir y que viene desde muy a dentro y que no puede ser de ninguna otra manera diferente de la que es.
Gracias a Nadie, quien me pasó el DVD de sus videoclips, puedo escribir este post. Sé que Björk tiene la cualidad de llevar sus ideas a las últimas consecuencias, sé que cada canción es un estado, un color del camaleón, sé que la reinvención es su única y sempiterna condición. (La palabra sempiterna la aprendí de Elena. Nadie y Elena, de nuevo en un mismo lugar.)
“I don´t know my future up to this weekend” creo leer en Big time sensuality, con una expresión triste, para luego rematar con un pequeño secreto feliz: “(And I don´t want to)”, mientras sigue bailando sobre un furgón que pasea por la ciudad.
Después de haber visto todos sus videos (al menos los que están en esa videografía), considero que los que tienen representaciones teatrales, caricaturescas y animaciones son los que más me gustan. Casi todos, entonces.
Army of me es interesante por lo absurdo y simbólico y poético de la historia.
Bachelorette me gusta lo de la representación de la historia dentro de la representación de la historia dentro de la representación de la historia… y cómo puede hacerse así
ad infinitum.
En Hunter todo es tenso: sus movimientos corporales, su expresión facial, su cabeza rapada.
En All is full of love ella es un robot, una máquina que ama.
Pagan poetry es peculiar por su concepto gráfico, la plasticidad de las formas, los close-ups y la autoflagelación. Yo sabía, desde que comencé a ver el primer video, que ella aparecería desnuda (o media desnuda) en, por lo menos, uno. Y así fue. Hay una parte desconcertante en la que me parece que repite muchas veces “I laughing” (después, en segunda voz, se convierte en “She loves him”), mientras lo que se ve es todo lo contrario. Y poco después la euforia.
Cabello rojo, negro, sin cabello, neón, desnuda, vestida, corsé, caricatura, oso, piraña, cisne, robot, tierra, tristeza, excitación, placidez, movimiento, corazón: Björk.

13 de septiembre de 2008

11 de septiembre de 2008

Al general no le interesa la ficción

Al menos en público no se caracterizaba por demostrar una gran cultura, todo lo contrario. El general proyectaba ser un hombre básico, de conceptos elementales. Sus propios adeptos reconocen que era profundamente desconfiado, acostumbrado a compartimentar información y guardarse opiniones y sentimientos.

***

Luis Rivano es vecino de la librería de Juan Saadé [librero del general] y aún guarda cientos de fotocopias con portadas de libros usados que ofrecía con sostenida regularidad al general. En su mayoría son textos de ciencias sociales, muchos de ellos de marxismo y política de las décadas de los 60 y 70 que se salvaron de la hoguera en los días posteriores al golpe de Estado.

***

El procedimiento fue el mismo con otros libreros de viejos de las Torres de Tajamar, en la columna de Providencia. Uno de ellos, que pide guardar reserva de su nombre, recuerda que el general era un comprador compulsivo y de gustos muy definidos. Pedía todo lo que hubiese de Napoleón Bonaparte. Absolutamente todo. Era su gran obsesión. Casi tanto como Ortega y Gasset.

***

Un gerente editorial de la época, que aún sigue ligado al negocio y pide reserva de su nombre, fue citado hasta los mismos salones de La Moneda, para que expusiera colecciones y textos en línea, en especial sobre historia. Como era un proveedor nuevo, hubo que dejarle en claro que al general no le interesaba en lo más mínimo la ficción. Para qué decir la poesía. El único texto propiamente literario que conservó en la Biblioteca de Los Boldos se titula “El rigor de la corneta” y es un clásico de la literatura militar chilena.

***

Pero todo esto [la gran cantidad de libros, algunos de ellos muy valiosos, valorados todos en más de dos y medio millones de dólares], a entender de la perito Berta Concha, no hace necesariamente una buena biblioteca.
“Aunque tiene muy buenas cosas, y se nota que tuvo una asesoría detrás, es una biblioteca poco organizada, sin un gran orden, con un afán de atesorar por atesorar. Hay una cantidad de obras de referencia, enciclopedias casi escolares, que develan un escaso conocimiento y una escenografía del poder. Después de leer al personaje a través de su biblioteca, mi conclusión es que este señor miraba con mucha fascinación, temor y avidez el conocimiento ajeno a través de los libros. Quien mandó a quemar libros forma la biblioteca más completa del país. Eso es interesante. De alguna forma conoce la dinámica y el poder de los libros.”

***

Como los grandes coleccionistas, el general también tuvo la ocurrencia de marcar varios de sus ejemplares con un ex libris o sello de propiedad que mandó a fabricar a la Casa de la Moneda de Chile. El sello tiene el diseño de una mujer alada que levanta una llama de la libertad al tiempo que sostiene un escudo con las iniciales de Augusto Pinochet Ugarte.


Fragmentos de Viaje al fondo de la biblioteca de Pinochet,
de Cristóbal Peña, publicado en Séptimo Sentido, LPG,
17 de agosto de 2008.

10 de septiembre de 2008

Ajá, jóvenes lectores

“Sí, ciertamente, yo no soy más que un peregrino, un vagabundo en esta tierra. ¿Sois vosotros otra cosa?”

Johann Wolfgang von Goethe, en Werther

8 de septiembre de 2008

Seré un dragón

Un día de estos me sorprendió un anillo que encontré en mi casa, de un dragón. Pero más me sorprendió que, en el momento en que examinaba el anillo, Gustavo Cerati cantó estas líneas: “Sospechas de un resabio de luz/ si hay esplendor/ seré un dragón de fuego azul”. Me quedé así, azul, con el anillo y la canción y el momento, tan inasibles, como un dragón.